viernes, 15 de febrero de 2013

OBSERVANDO LA INCONSCIENCIA

Suposiciones y motivaciones inconscientes que acechan tras la palabra "EDUCAR":
"Quiero que logres lo que yo nunca logré"...
"Quiero que seas algo en el mundo, para que yo lo sea a través de ti..."
" No me decepciones, he sacrificado mucho por ti..."
" Mi desaprobación es para que te sientas tan culpable que al final hagas lo que yo quiero..."
" Y por supuesto, yo sé qué es lo que más te conviene. Te quiero y seguiré queriéndote si haces lo que yo sé que te conviene ..."

¿Sentimos que algo de eso ha sobrevolado desde nuestra infancia en nuestro proceso educativo?
¿Percibimos que ahora lo reproducimos sin darnos cuenta con nuestras hijas y con nuestros hijos?
En el momento que somos conscientes de estas u otras motivaciones similares, comprobamos lo absurdas que son y comienzan a desaparecer. Sin más. Sólo con la receta de Buda: despertar. Sin juicios. Sin reproches ni remordimientos. El mero hecho de observar, va diluyendo la inconsciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada